close
Guerrero tracio

Guerrero tracio

 

Los Tracios fueron un grupo de tribus que ocuparon la zona sureste de la Península de los Balcanes, la zona que actualmente ocupa Bulgaria. Son poco conocidos debido a que han quedado pocos restos de su cultura y porque su civilización fue asimilada por otras y se difuminó todo su legado. La teoría principal sobre su origen indica que los Tracios fueron los habitantes originales de este área basándose en los datos genéticos de las pruebas de ADN realizadas a los restos de los humanos de la edad de piedra, hierro y bronce que coinciden con las de los Tracios e incluso quedan coincidencias genéticas con los actuales búlgaros.

Las tribus tracias habitaron esta parte del Este de Europa desde aproximadamente el año 4.000 a.C , ¡nada más y nada menos!… recordemos que la civilización egipcia empezó hacia el 3.000 a.C, la griega hacia el 2.100 a.C y la romana hacia el 750 a.C  Los Tracios dejaron una importante impronta en la civilización europea que los últimos descubrimientos e investigaciones están sacando a la luz.

Se sabe que los Tracios influenciaron decisivamente en las culturas de Grecia y Roma, por ejemplo en la mitología griega y en el culto a los dioses, tanto griegos como romanos muchos de ellos son de origen Tracio. Las tribus tracias llegaron a ser hasta 80 diferentes y aún compartiendo el idioma y la cultura estuvieron habitualmente enfrentadas entre sí por el territorio.

 

En color azul; territorio controlado por los Tracios en su apogeo

En color azul: territorio controlado por los Tracios en su apogeo

 

La primera referencia escrita sobre los Tracios la hizo el griego Homero en su libro La Iliada (siglo VIII a. C), donde menciona que los Tracios eran poderosos guerreros que luchaban junto al ejército de Troya, y es que por su valía los guerreros tracios eran a menudo contratados como mercenarios por otros ejércitos, caso de Troya y también de Alejandro Magno que contó con hasta 7.000 guerreros tracios en el ejército que partió a la conquista de Persia… también Jenofonte habla en su libro “Anábasis” de que hasta 1.000 soldados tracios fueron mercenarios del ejército persa del príncipe Ciro en el año 401 a.C….

Heródoto

“El padre de la Historia” , el griego Heródoto (484 a.C.- 426 a.C.) también escribió sobre los Tracios: “La nación de los Tracios es la mayor del Mundo, y la nación India es la única que se le asemeja en población. Si los Tracios fuesen gobernados por un solo soberano y estuviesen unidos, ellos serían, en mi opinión, inconquistables, invencibles y mucho más fuertes que otras naciones….”

Heródoto acertaba, los Tracios eran hábiles guerreros por su larga historia de conflictos entre tribus, estaban bien armados, eran audaces guerreros y jinetes. Hubo varios intentos de unificación de las tribus pero duraron poco tiempo porque el excepcional amor a la libertad de las tribus les acababa separando de poseer un único gobernante. prueba de este “amor a la Libertad” es la historia del más famoso Tracio: Espartaco, líder la tribu tracia de los Medi que luchó por liberarse de su esclavitud y batalló de forma desigual por la libertad de su pueblo contra la invasión romana…pero eso es otra historia, encuentra más información de Espartaco aquí.

Su fama de buenos jinetes se relaciona con el amor y devoción que sentían los Tracios por sus caballos, Homero cuenta: “Rhesus, líder de los Tracios posee los más altos y mejores caballos que jamás he visto, más blancos que la nieve y más rápidos que el viento. Su carro tirado por estos caballos está ricamente decorado con oro y plata y Rhesus porta su armadura de oro con él…”

 

Recreación de Rhesus, uno de los líderes tracios

Recreación de Rhesus, uno de los líderes tracios

 

Pero ¿qué conocemos de la cultura tracia? además de su poder combativo. En las creencias tracias, la muerte no es el final… ellos creían que la vida continuaba en el mismo cuerpo pero en otro mundo, un mundo si tristeza y de felicidad eterna. También Heródoto cuenta que los Tracios celebraban fiestas cuando alguien moría y sin embargo se lamentaban cuando un bebé nacía, enumerando todas las desdichas que sufriría durante su vida hasta alcanzar la muerte… Quizás ello explique la audacia y belicosidad de los Tracios, que no temían a la muerte…

Los Tracios se preparaban para la “vida después de la muerte”, para ello enterraban a los difuntos con sus mejores bienes, armas e incluso para el caso de sus reyes, eran enterrados con sus mejores caballos y con una de sus esposas. Heródoto cuenta que cuando un rey moría, se producía una fuerte discusión entre sus allegados por decidir cuál había sido su esposa favorita (los reyes tenían varias esposas a la vez). Una vez elegida, ésta entraba de motu propio en la sala de la tumba del rey y era sacrificada, reposando junto a su esposo-rey para siempre… Después la tumba era cubierta de tierra formando un túmulo y se organizaban juegos competitivos como luchas cuerpo a cuerpo… poca gente lo relaciona hoy en día pero recordad que las primeras Olimpiadas griegas se iniciaron en el año 776 a.C., quién sabe si su origen estaba en estos festejos competitivos tracios tras la muerte de sus reyes…

 

Tumba de un Rey Tracio, su esposa favorita y sus caballos

Tumba de un Rey Tracio, su esposa favorita y sus caballos

Decoración de la bóveda de la Tumba tracia de Kazanlak. Patrimonio Mundial de la UNESCO

 

 

 

 

 

 

 

En la actualidad se pueden encontrar estas tumbas en forma de túmulos de tierra en la actual Bulgaria, concretamente en el “Valle de los Reyes Tracios” en los alrededores de la ciudad búlgara de Kazanlak existen más de 200 túmulos de este tipo, algunos de los cuales están abiertos como museos, el mausoleo más famoso es la Tumba Tracia de Kazanlak dentro del casco urbano de Kazanlak que está declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO.

En estas tumbas se han encontrado ricos tesoros de oro, de hecho el tesoro de oro más antiguo del Mundo se ha encontrado en la antigua necrópolis junto a la ciudad búlgara de Varna, con un origen entorno al año 4.600 a.C. El tesoro de oro está formado por 990 piezas de oro en un único sepulcro (1,5 kg de oro en total), otras 850 piezas de oro se han encontrado en el resto de sepulcros de la necrópolis y, como decimos, es el oro trabajado más antiguo del Mundo.

 

Panaguiúrishte

Copa de oro macizo perteneciente al Tesoro de Panaguiúrishte , siglo IV a.C.

 

Además de ser conocidos como hábiles guerreros y orfebres, los Tracios también alcanzaron una importante reputación como amantes del vino, producían y exportaban un excelente vino (según cuenta Homero en el libro 9 de la Iliada) y ellos mismos lo consumían con frecuencia en sus festejos sin diluirlo en agua, cosa que sí hacían los griegos y romanos que lo mezclaban con hasta 3 partes de agua… Se han encontrado copas y recipientes de oro tracios ricamente decorados destinados a beber vino. Además, entre otros, adoraban al Dios del vino: Dionisio, construyendo en su honor altares y templos.

Los Tracios adoraban principalmente a dioses paganos como la Gran Madre Tierra, el Sol y otros… tenían sacerdotes y ritos que los griegos adoptaron más tarde… Estrabón (64 a.C – 23 d.C), el padre de la Geografía, escribió: “los atenienses adoptaron los rituales de la religión tracia renombrando sus dioses”… Igualmente los romanos adoptaron después los dioses griegos renombrándolos… por ejemplo el dios tracio Sabazios fue renombrado como Dionisio por los griegos y posteriormente como Baco por los romanos.

Este dato no es casual, los Tracios eran famosos en la antigüedad por la calidad de sus vinos, tradiciones y rituales ancestrales relacionados con el vino se siguen manteniendo hoy en día en Bulgaria.

Los Tracios construyeron caballos de piedra, mausoleos, templos y dólmenes similares a los de Stonehenge, por ejemplo el complejo arqueológico más famoso que se puede visitar actualmente es el de Perpericón.

 

Imágenes de los Tracios

Imágenes de los Tracios

 

Las tierras de la actual Bulgaria que ocupaban los Tracios fueron invadidas en distintas ocasiones por los Persas, Filipo de Macedonia y Alejandro Magno, pero es a partir de la conquista romana en el siglo I d.C. cuando empieza a perderse el rastro de la cultura Tracia. Se piensa que fueron asimilados por romanos, bizantinos y eslavos, no obstante como mencionamos antes, en los actuales búlgaros permanece material genético de origen tracio, por lo que se les puede considerar los descendientes legítimos de aquellas tribus que estuvieron avanzadas a su tiempo, aunque finalmente sucumbieron ante el hostigamiento de las naciones vecinas y las invasiones extranjeras…

 

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Requerido

Go top