close

Los Siete Lagos de Rila son un grupo de lagos de origen glaciar que pertenecen a el Parque Nacional de Rila, a escasos 120 km de la capital de Bulgaria (Sofía). Se encuentran a una altitud de entre 2.100 y 2.534 metros, cada uno a distinta altura dado que forman una especie de escalones naturales gigantes, por ello se están haciendo cada vez más famosos entre los aficionados al senderismo por Europa y a la fotografía de la Naturaleza, y con razón. Los Siete Lagos de Rila están comunicados entre sí por pequeños arroyos y el lago más bajo es el nacimiento del río “Dzherman”.

 

Siete lagos de Rila

 

Cada lago posee un peculiar nombre que hace referencia a su forma. Pueden ser visitados en una ruta de unas 3 ó 4 horas, y una vez alcanzado el lago a mayor altura (2.500 m) existe la posibilidad incluso de continuar el camino hasta el pico Vazov (2.669 m) que es el más alto de la zona de los lagos, requiere 2 horas más de subida pero las vistas que se tienen desde este pico son impresionantes, no sólo de los propios lagos sino también un macizo rocoso que nos recuerda los paisajes de Gondor en “El señor de los Anillos”. Si se dispone de tiempo (2-3 días) el camino continua hasta el Monasterio de Rila del que ya hablamos en un artículo anterior.

A continuación relataré mi primera visita a este fascinante lugar, al que fui acompañado de un guía local que es quién me aportó toda la información que menciono abajo sobre los lagos:

Telesilla a los lagos de Rila

Para viajar a Bulgaria lo mejor es volar al aeropuerto de la capital, Sofía. Nosotros salimos de allí hacia las 7:30 h y en una hora y media de trayecto en coche llegamos a la población de “Sapareva Banya” que es la más cercana a los Siete Lagos de Rila . Podíamos haber iniciado el camino aquí pero eso lo dejamos para los aficionados al senderismo más en forma, nosotros decidimos tomar el telesilla… Los 20 minutos de trayecto en telesilla se pasan rápido mientras se disfruta de fantásticas vistas de las montañas y se atraviesan espesas arboledas de abetos. Además se ahorran 2 horas de subida y 1,5 horas de bajada cogiendo este telesilla. El telesilla nos deja en la estación de “Sedemte Esera” (los Siete Lagos) a una altitud de 2.100 m. Desde ahí tomamos la “ruta de invierno” a la derecha de la estación, que inmediatamente nos obliga a subir una rocosa colina que nos acelera el corazón nada más empezar, pero lo merece. Si te gustan los viajes de aventura aquí tienes la opción de alquilar un caballo para subir a los lagos guiado por sus dueños pero nosotros como buenos practicantes del senderismo preferimos caminar.

El primer lago que nos encontramos es el “Dolnoto Ezero” (Lago de Abajo) y al lado el “Ribnoto Ezero” (Lago de Pesca). Después vimos el lago “Trilistnika” (Trébol) y el lago “Bliznaka” (El Gemelo) debajo de nosotros. El Lago El Gemelo a 2.240 metros de altitud es el mayor de los Siete Lagos de Rila y está formado por 2 partes conectadas por un canal como muestra la fotografía adjunta, de ahí su nombre de el Gemelo.

 

Lago de El Gemelo

Lago de El Gemelo

 

Otra explicación a ese nombre es que el cercano pico Haramiata al reflejarse en el lago hace que parezcan dos picos gemelos, lo que también podéis apreciar en la siguiente fotografía.

 

Lago de El Gemelo

Lago de El Gemelo

 

Lago de El Riñon

Lago de El Riñon

 

A 2.280 m alcanzamos una gran explanada cubierta de hierba junto a la que se encuentra el lago “Babreka” (El Riñón), que es el más famoso de los siete lagos debido a su curiosa forma similar a un riñón (o judía). El agua era tan clara que pudimos ver numerosas truchas en su interior. Alrededor del lago se encontraban varios caballos salvajes pastando con sus potros.

 

 

Para llegar a los 2 lagos más altos tuvimos que sudar de nuevo. Después de 200 metros, por un camino llegamos al lago “Okoto” (El Ojo), yo decidí escalar en dirección recta a través de unas pequeñas cascadas en busca de la mejor foto y me encontré sobre una colina con unas vistas preciosas sobre el lago de El Ojo. El lago de El Ojo es mi favorito por su mágico color turquesa. Es el lago de mayor profundidad, 38 metros, y parte de su orilla está helada durante todo el año como reminiscencia de su origen glaciar. Podéis apreciarlo si pincháis en la fotografía donde aparecen los caballos de transporte.

Lago de El Ojo

Lago de El Ojo

Transporte en el Lago de El Ojo

Transporte en el Lago de El Ojo

 

 

 

 

 

 

 

 

El último lago es el “Sulzata” (La Lágrima), a 2.535 m de altitud, es el más pequeño y sorprende por sus aguas cristalinas. En el camino de vuelta, tomamos la “ruta de verano”, que es más corta y pasa mas cerca de el Lago de el Trébol, el de Pesca y el de Abajo.

 

Lago de El Riñón

Lago de El Riñón

Pero antes, como ocurre en otras montañas, nos unimos al ritual de añadir piedras planas a las pequeñas pirámides que han creado otros senderistas como legado de su visita. El recorrido completo nos llevó unas 4 horas de subida y 3 de bajada y culminó con una merecida merienda a base de las carnes típicas a la brasa búlgaras: kebabche y kiufte en la estación del telesilla. Nuestras caras, brazos y piernas sufrieron los efectos del Sol y además casi nos dormimos en el telesilla de vuelta al aparcamiento pero desde luego fue un fantástico día de montaña y me sorprendió lo poco que conocemos de esta parte de Europa, ¿qué otras sorpresas guarda Bulgaria que aún desconocemos?, cada viaje que hago a este país descubro cosas nuevas, así que intentaré contarlas en este blog aunque nada como vivirlas en persona, por ello contad con senderismoeuropa.com si os gustan los viajes de aventura por Europa. Además podéis ver más detalles y fotos del Parque Nacional de Rila pinchando en este enlace: Rila

Para finalizar, sólo quiero mencionar la controversia que existe entre los montañeros profesionales que se han quejado del daño que supuso la instalación del telesilla por la presión turística que ahora sufren los lagos que son visitados por los acomodados ciudadanos de la cercana capital Sofía, especialmente los fines de semana. Sin embargo para mí lo más importante es que el telesilla permite a mucha gente conocer las maravillas de Rila, gente que tal vez no tenga la preparación física suficiente para afrontar una subida de tantas horas. Y creedme que todo el mundo merece ver los Siete Lagos de Rila al menos una vez en su vida. ¿Qué mejor forma de concienciar a la gente para que proteja la naturaleza que sean ellos mismos los que descubran sus maravillas en persona?…

 

Si te gustó lo que leíste, no te quedes ahí parado, atrévete a viajar a Bulgaria y a conocerlo en persona. Envíanos tu solicitud de presupuesto y te daremos un itinerario valorado a tu medida. También puedes seguirnos en Facebook: https://www.facebook.com/senderismoeuropapuntocom

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Requerido

Go top