close

La verdadera historia de la Diosa Afrodita.

En la mayoría de los artículos que encuentres sobre la Diosa Afrodita te contarán detalles sobre este famoso personaje basándose en la mitología griega. Sin embargo el origen de la Diosa Afrodita se remonta a muchos siglos atrás, anteriores a la época helenística y griega. La Diosa Afrodita fue venerada originalmente por la población que mayoritariamente habitaba la península balcánica, es decir los «pelasgos» o protobúlgaros, conocidos como los Tracios, ancestros de los actuales búlgaros. Gracias al famoso geógrafo e historiador Estrabón, y a otros escritores, sabemos que en la antigüedad, la actual Grecia estaba habitada por bárbaros (así denominaba Estrabón a la gente distinta de los griegos, aunque no eran en absoluto bárbaros con el significado de incultos que damos hoy en día a esa palabra, más bien les definía como bábaros en el sentido de «diferentes»). Estrabón también cuenta que la región de Ática pertenecía a los Tracios y la península del Peloponeso estaba habitada por los Frigios cuyo rey era Pélope (según Estrabón. VII 0,71).

Afrodita de Tasos

«El nacimiento de Afrodita» en el llamado “Trono Ludovisi”: panel principal, Afrodita asistida por dos doncellas mientras se levanta del oleaje marino. Mármol de Tasos, obra de arte griega, ca. 460 Marie-Lan Nguyen (septiembre de 2009) https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/83/Ludovisi_throne_Altemps_Inv8570.jpg/1280px-Ludovisi_throne_Altemps_Inv8570.jpg

Desvelando la verdad sobre la mitología griega.

Afrodita fue en su origen una Diosa Tracia, es decir, fue venerada originalmente por personas que no tenían nada que ver con los griegos, ya que éstos aún no se habían establecido en la región que ocupaban los Tracios como población indígena, de la que tenemos constancia de su presencia en los Balcanes al menos desde el IV milenio a.C. Por los estudios genéticos actuales sabemos que los actuales griegos comparten una importante herencia genética con los habitantes de la región del Norte de Africa. Estas poblaciones africanas que emigraron por Mar hasta la actual Grecia son el origen de los helenos o protogriegos, que por supuesto con el paso del tiempo fueron mezclándose con la población indígena de los Balcanes. No sólo la genética nos aclara el origen africano de la población griega, también Homero habla en la Ilíada sobre el rey Priam, rey de Troya y padre de Héctor y Paris, asegurando que Priam es descendiente de la realeza etíope… Nótese que en tiempos de Homero se identificaba la región de Etiopía con el reino de Nubia, es decir, la región que actualmente ocupa Sudán.

 

El origen de la Diosa Afrodita

El Mundo según Heródoto

 

Tras la llegada de estos emigrantes, estos griegos antiguos asimilaron la cultura y deidades de la población local, incluida Afrodita, pero también otros dioses Tracios como Zeus, Dionisio, Ares y más, como por ejemplo el Dios Hermes, quien según el historiador Heródoto es considerado el antepasado de la clase noble tracia (Heródoto . V. 7). Dado que los nombres de los dioses Apolo , Artemisa , Hefesto , etc. no tienen explicación en griego, no es difícil concluir que la mayor parte de los dioses griegos fueron originalmente venerados por los más antiguos habitantes de los Balcanes, es decir por los Tracios. ​​Refiriéndose al origen de los dioses griegos, el lingüista ruso Yuri Otkupshchikov (1924-2010) dice sin dudarlo que la influencia de los Tracios sobre la antigua religión griega es enorme, o más bien «colosal», como realmente lo expresa el propio lingüista (Otkupshchikov, 1988, pp. -61).

Afrodita: venerada por los Tracios y vilipendiada por sus enemigos.

El origen no griego de la deidad de Afrodita también explica ciertas acciones de los más griegos más antiguos contra ella y que pueden sorprender a muchos… El autor Pausanias (siglo II d.C.) escribe sobre una estatua de Afrodita, cuyas piernas están atadas con cadenas. El autor ofrece una explicación, a saber, que las cadenas fueron colocadas por el rey Tindareo, rey de Esparta y padre de Helena de Troya según la mitología griega. Estas cadenas simbolizarían la conexión y la fidelidad de las esposas a sus maridos. El viejo cronista agregó que existe otra versión de las cadenas en la estatua de Afrodita totalmente opuesta; según esas leyendas…, Tindareo castigó a la diosa con cadenas porque la consideraba culpable de la deshonra de sus hijas, pero Pausanias, lógicamente más inclinado a creer la versión griega, enfatizó que no creía esta versión (Paus . III . 15.22). Sin embargo la leyenda de la que habla Pausanias coincide con lo que cuenta el poeta griego Estesícoro mucho antes que Pausanias (siglo VI a.C.): «mientras hacía sacrificios en honor a los dioses, Tindareo se olvidó de honrar a Afrodita y así la diosa se enfureció con él y como castigo hizo que sus hijas se casaran dos y tres veces y abandonaran a sus maridos», incluida su hija Helena (cuya infidelidad provocó la Guerra de Troya)… En venganza por esta maldición, Tindareo hizo colocar cadenas sobre la estatua de Afrodita.

Helena y Menelao

Helena huye del victorioso Menelao tras el saqueo de Troya y parece implorar ayuda a un arbol sagrado. Pero la intención de Menelao no parece ser matar a Helena por su infidelidad con Paris, pues ya ha dejado caer la espada.

El encadenamiento de Afrodita es una manifestación de un bien conocido antiguo rito griego pagano, que tiene como objetivo debilitar la moral de los enemigos presentando a sus dioses en un estado indefenso. En la antigúedad, los enemigos de los Griegos eran los Tracios con los que competían por ocupar la actual Grecia. La hermosa diosa Afrodita es una deidad de los Tracios y por ello los protogriegos la vilipendiaban. No es el único caso de una estatua encadenada en los dominios de los protogriegos: al describir la región de Laconia, en el Sur del Peloponeso, Pausanias menciona una antigua estatua de Enialius (Dios Ares), que era muy inusual en su apariencia: la deidad también estaba atada con cadenas ( Pausanias . III . 15.7).

Esta práctica griega persiste en tiempos posteriores, como aprendemos del historiador griego Olimpiodoro de Tebas (siglo V d. C) que nos cuenta que en la época del emperador Constantino el Grande (s. IV), cuando la región de Tracia (actual Bulgaria) formaba parte del Imperio Romano, su gobernador Valerio, fue informado del descubrimiento de un antiguo tesoro enterrado que constaba de tres estatuas hechas de metales preciosos. Las personas representadas en las 3 estatuas eran «bárbaros»; esto se podía deducir de sus ropas, cabello largo, etc. Lo esencial en este caso es que las estatuas de los bárbaros estaban esposadas y orientadas al norte, las tierras habitadas antiguamente por los bárbaros  (los tracios, enemigos de los griegos). Valerio se dirigió al lugar para conocerlas con sus propios ojos y supo por los habitantes locales que se consideraba un lugar sagrado, y que las estatuas habían sido consagradas allí de acuerdo con ritos muy antiguos. Valerio informó de esto al emperador Constantino, quien le dio permiso por escrito para destruirlas. El lugar fue excavado y se encontraron efectivamente tres estatuas de plata maciza, con apariencia bárbara (tracia), con los brazos en jarras, vestidas con ropas bárbaras de varios colores, con el pelo largo, encadenadas y volteadas hacia el norte, como una ofrenta hacia el país de los «bárbaros». Fuente: http://www.tertullian.org/fathers/photius_03bibliotheca.htm#80

Con el paso de los siglos los dioses paganos de los Tracios, aunque inicialmente vilipendiados, acabaron siendo igualmante venerados y asimilados por la cultura helena que se apropió de ellos dando lugar a la mitología griega que conocemos hoy.

Etimología del nombre «Afrodita».

El origen de la Diosa AfroditaEl historiador búlgaro Veselin Beshevliev habla en uno de sus libros sobre la veneración de una antigua estatua con forma femenina cerca de Tesalónica en fechas incluso muy posteriores a la ocupación romana, concretamente hasta el siglo XI (Beshevliev, 2008, pág. 336).

Llegados a este punto, es momento de preguntarse: ¿el nombre de Afrodita tiene algún significado en búlgaro?, ¿la misteriosa estatua que adoraban los Tracios ​cerca de Tesalónica es realmente la diosa del amor y la belleza? , el nombre de Afrodita ¿está relacionado con la palabra griega «ἀφρός – espuma de mar» tal y como los griegos han explicado al Mundo y en lo que se basa la mitología griega para contar que Afrodita nació del mar? , o su significado es completamente diferente.

El lingüista sueco Hjalmar Frisk (1900-1984) asebera que el nombre Ἀφροδίτη / Afrodita no es griego . El lingüista cree que pertenece a un pueblo «pre-griego», cuyo nombre, sin embargo, no menciona…, pero agrega que el culto de esta diosa probablemente vino de Oriente (más precisamente Asia Menor) y fue adoptado posteriormente por los griegos (Frisk , 1960, c . 197). El lingüista holandés Robert Stephen Paul Beekes (1937-2017) también cree que Afrodita no fue una diosa de origen griego , mencionando que su nombre penetra en el idioma griego a través de la influencia «extranjera», sugiriendo que la idea de una diosa del amor tiene su origen en la diosa mesopotámica Ashtoreth, Astarté que en la antigua Mesopotamia representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad, así como la exaltación del amor y los placeres carnales ( Beekes , 2009, p. 179).

En todo caso, Frisk and Beekes coinciden en una cosa: el culto a Afrodita ha penetrado en Grecia desde las tierras de Asia Menor (actual Turquía). Esta región fue habitada por los frigios, antiguos colonos de origen tracio, cuyos cultos a la diosa Cibeles, su sirviente Atis, y al dios tracio Sabacio (https://es.wikipedia.org/wiki/Sabacio) fueron posteriormente aceptados y practicados por los griegos, aunque los griegos cambiaron el nombre de Sabacio por el de Dionisio.

De hecho, no solo las tierras al sur del Bósforo fueron habitadas por los Tracios ​​en la antigüedad. Lo mismo ocurre con la isla de Chipre, según algunas leyendas, el lugar de nacimiento de «la diosa del amor». Sabemos ésto gracias a la investigación antropológica de Peter Boeve y Robert Charles Ulin, utilizada por el lingüista ruso Yuri Otkupshikov, quién aclara que la población antigua del Asia Menor occidental (actual Turquía) está representada por colonos de Macedonia y Tesalia, hogar de frigios y otros tracios. El mismo tipo de población también habita en la isla de Chipre (Otkupshchikov, 1988, p.56).

Y volviendo a la etimología del nombre «Afrodita» vamos a aclarar algunos hechos importantes. En una etapa temprana de conocimiento del habla de los antiguos Tracios por parte de sus vecinos Griegos, éstos transmitieron el sonido B como Ф (según Vl. Georgiev) , el sonido de Ф es equivalente al de la letra latina «F». Por tanto el sonido Ф en nombre de Afrodita debería haber sido en su origen «B». Esto se debió a que en el pasado lejano los griegos no entendían a la prefección el idioma de los tracios e introdujeron etimologías equivocadas. Por todo ello el nombre original y correcto de la diosa es Abrodita o Aberedita (Αβροδιτα o Αβеρεδιτα) y no Afrodita, parecido al nombre personal tracio Abro (Αβρο).

La partícula Αβеρε- del nombre de Αβеρεδιτα corresponde exactamente al verbo frigio αββеρε que significa traer, recoger, tomar. En cuanto a la partícula διτα , es un claro equivalente de la palabra búlgara (tracia) «ditsa» que significa niños. Por tanto el nombre correcto de la diosa del amor es Aberedita, y su significado es «la que trae niños», es decir «la que tiene hijos». Deducimos por ésto que además de la personificación de la belleza y el amor, esta deidad también encarnaba la fertilidad, más precisamente, tener muchos hijos, lo cuál es más coherente con la época en que empezó a venerarse por los Tracios, milenios antes de Cristo, cuando la fertilidad era una cualidad mucho más valorada que la belleza.

Afrodita y la guerra de Troya.

Afrodita, o más correctamente Aberedita, no desaparece de la mitología y religión de los antiguos búlgaros. Con la imposición del cristianismo por la invasión romana, la función de Aberedita fue asumida por las hadas o ninfas representadas en las danzas y ritos del folclore búlgaro actual. El arqueólogo e historiador búlgaro Ivan Yordanov Venedikov (1916-1997) intenta conectar las hadas de los rituales tracios con la mitología griega sobre la causa de la Guerra de Troya: de la siguiente forma:

Según la mitología griega que todos conocemos, en la ceremonia de boda de Peleo y Tetis, la diosa de la Discordia, Eris, lanzó una manzana dorada al aire con la inscripción «para la más bella». Atenea, Hera y Afrodita disputan por coger primero la manzana, y siendo juez de la disputa Paris, se la otorgó a Afrodita, que había prometido a Paris el amor de la mujer más bella del Mundo. Esa mujer es la esposa del rey Menelao, Helena, que se enamora de Paris, quien «la rapta» llevándosela a Troya, lo que provoca la guerra de Troya.

El origen de la Diosa Afrodita

El juicio de Paris, Peter Paul Rubens, ca. 1638 – 1649. (Museo del Prado. Madrid). Con las tres diosas: Hera, Atenea y Afrodita.

Pues bien, según Ivan Yordanov Venedikov esta parte de la mitología griega está basada en un ancestral ritual tracio, por tanto sería anterior a la mitología griega, que se sigue representando en el folclore búlgaro actual, en el cuál «…el personaje Gruyo se encuentra con 3 hadas convertidas en niñas que son Afrodita, Hera y Atenea, y disputa con ellas alcanzar una manzana y un licor…» (Venedikov, 1987, pág. 98). La conexión entre este ritual y la historia del juicio de Paris es indudable…

Esperamos que hayas leído este artículo con mente abierta para conocer otra versión de la mitología griega basada en hechos históricos pero oculta durante siglos por intereses geopolíticos y económicos. Aún hoy se oculta una verdad incómoda sobre el verdadero origen de la civilización europea, para mantener el status quo y los beneficios que ésto aporta a determinados países… Esperamos que con artículos como éste, poco a poco vaya saliendo a la luz la verdad sobre el origen de la civilización europea…

Referencias y bibliografía.

Beshevliev V., Los protobúlgaros, Historia de la vida y la cultura, Fundación del Patrimonio Histórico Búlgaro, Plovdiv, 2008.

Georgiev Vl., The Thracians and their language , BAS, Instituto de Lengua Búlgara, Sofía, 1977.

Otkuppschikov Yu., Sustrato Dogrecheisky , En los orígenes de la civilización europea, Ed. Universidad de Leningrado, Leningrado, 1988.

Beekes, R. Diccionario etimológico de griego. Con la ayuda de L. van Beekq ed. A. Lubotsky, Brill, Leiden, 2010.

Frisk H. , Griechisches Etymologisches W ӧ rtebuch , Carl Winter Universit ä ts Verlag , Heidelberg , 1960.

Herodoto , Historias , transl . G . Rawlingson , ed . T. Griffith, Wordsworth Classics of World Literature, Herfordshire, 1996 .

Pausanias. Pausanias Descripción de Grecia con una traducción al inglés de WHS Jones, Litt.D. y HA Ormerod, MA, en 4 volúmenes. Cambridge, MA, Harvard University Press; Londres, William Heinemann Ltd. 1918.

Estrabón, Geografía , transl. HL Jones, ed. GP Goold, Libros 6-7, THE LOEB CLASSICAL LIBRARY, Harward University Press, Londres, 1995.

Autor del artículo: Luis Carro.
Fuente del artículo: el lingüista e historiador Pavel Serafimov.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para poder enviar tu comentario marca la siguiente casilla si aceptas la Política de Privacidad:
Información básica sobre la protección de datos personales:
  • Responsable: Evanova 2011, Ltd.
  • Finalidad del tratamiento de los datos: Gestión de comentarios y control de Spam.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de datos: No se comunican los datos a terceros
  • Derechos: Tienes derecho de acceso, rectificación, portabilidad, olvido y supresión de tus datos.
  • Contacto: info@senderismoeuropa.com
  • Información adicional: Leer nuestra Política de Privacidad

Go top