close

 

En el presente artículo vamos a comparar algunas de las deidades de las montañas más espectaculares de Corea, sus santuarios y la tradición taoísta, con las montañas de Bulgaria, los monasterios cristianos ortodoxos y el origen de la religión ortodoxa de Bulgaria. De forma que aunque distantes entre sí, y siendo países muy diferentes en lo cultural y religioso, comprobaremos que Bulgaria y Corea tienen muchas similitudes….

Relación entre Bulgaria y Corea

Relación entre Bulgaria y Corea

Tanto la República de Corea como Bulgaria tienen una larga e ilustre historia, además ambos son ricos en un valioso legado y patrimonio cultural. Bulgaria y Corea aman a sus montañas – “que dan la paz, la armonía y esplendor”, pero hay otra razón de esta actitud en Corea: su origen mítico es una historia que surge de la montaña. Las leyendas búlgaras, su mitología y sus cuentos y leyendas también tienen sus raíces en las antiguas historias de la montaña de los Balcanes. Así que vamos a escuchar las voces de los días lejanos y seguir el camino de los siglos pasados en el intento de montar pieza a pieza este puzzle.

 

Históricamente, las montañas han tenido un fuerte impacto en la vida y la cultura de Corea. El culto a las deidades de la montaña en Corea es una parte de la religión popular del país y revela algunos aspectos notables de las creencias tradicionales de Asia oriental. El culto al espíritu de las montañas de Corea se centra principalmente en un espíritu abuelo, llamado “San-sin” o “San-shin”. También hay diferentes prácticas de culto que propician los espíritus menores, localizadas en montañas individuales, conocidos como “yo-sansin” que son deidades femeninas nativas.


En la antigua Bulgaria el ataque contra el paganismo por parte del cristianismo provocó que las principales divinidades paganas desaparecieran. Una gran cantidad de creencias paganas de los eslavos y protobúlgaros (el último vino de Asia Central) se mantuvo, aunque convertida y adaptada a la nueva situación de predominancia cristiana. El origen de estas divinidades fue explicado como espíritus malditos del cielo porque se rebelaron contra el dios superior que creó todo. Estos espíritus cayeron en una variedad de lugares – los que cayeron en los campos y los bosques quedaron como espíritus malignos; los que estaban en contacto con los humanos a menudo se convirtieron en espíritus amables. En el folklore también se hablaba de ninfas de los bosques femeninos y espíritus de montañas y ríos.
Hay muchas cadenas montañosas en Corea, pero la principal es la que comienza en el monte “Baekdu” o “Baekdu San” en la frontera entre China y Corea, va hacia el Este y luego gira hacia el Sur. Se extiende por casi toda la longitud de la península coreana y finalmente termina cerca del extremo sur de Corea del Sur. La longitud de la cordillera “Baekdu San” se estima en alrededor de 1450 kilometros y se considera que es la columna vertebral de Corea. Hay varias montañas sagradas a lo largo de esta cordillera y taoístas, budistas y chamanes se pueden encontrar allí aún hoy en día en la práctica de sus ideas en los templos y cuevas. Los coreanos han creído durante mucho tiempo que su fuerza y vigor provienen de esta cordillera como si de un canal de energía se tratara.

Típico santuario en honor al espíritu de las montañas “Sanshin”

Por su parte, en Bulgaria la montaña Stara Planina (literalmente significa “montaña vieja”) se extiende cruzando todo el país desde la frontera entre Bulgaria y Serbia, luego en dirección hacia el Este llega a la costa del Mar Negro. También es conocida como la cordillera de los Balcanes y está situado en el corazón del país, dividiéndolo en dos partes casi iguales – el Norte de Bulgaria y Bulgaria Sur. La montaña se extiende es de 555 km de longitud. En la antigüedad, los Tracios y los Griegos llamaron a esta cordillera “Hemus” (o “Haemus”), nombre proveniente del rey de Tracia “Haemus” que aparece en la mitología griega. Los Eslavos la llamaron Matorni Gori ( “montañas madre”), y los turcos la llamaron Kodjabalkan (“grandes y fuertes montañas”), o los Balcanes. La cordillera de los Balcanes Centrales que es como se conoce oficialmente en la actualidad, da el nombre a la península de los Balcanes.
La montaña Stara Planina juega un papel importante en la historia de Bulgaria y en sus creencias tradicionales – en la Edad Media era una frontera natural y también un refugio para los luchadores por la libertad en toda la historia de Bulgaria.

 

 

Siempre ha habido una variedad de prácticas espirituales en las montañas de Corea y la mayoría de los chamanes son mujeres. Realizan rituales durante los cuales entran en trance y contacto con el mundo de los espíritus. Estos rituales, o “Kut”, se llevan a cabo con el fin de atraer la buena fortuna, abundantes cosechas, curar enfermedades y mejorar la comunicación entre los espíritus y los seres humanos. Se realizan rituales y prácticas chamánicas en Corea desde hace varios miles de años; el Taoismo (o Daoísmo) en este país es menos conocido en épocas antiguas. La primera organización taoísta coreana apareció muy recientemente, en 1967. Mientras que China tiene muchos documentos históricos sobre el taoísmo y las prácticas taoístas, sólo existen unos pocos en Corea. Los registros históricos de la época de los Tres Reinos (57 aC – 668 dC) evidencia de que el taoísmo llegó por primera vez a Corea en el año 624 dC, cuando el emperador chino, Gaozu, envió sacerdotes taoístas para dar instrucciones prácticas a Yongryu Rey. Otros registros de la era de los Tres Reinos anteriores al 624 dC,  muestran sin embargo que existían las prácticas de culto taoísta. Actualmente existe un debate activo sobre si el taoísmo existía en Corea antes de la importación del taoísmo chino en 624.
El taoísmo es en todo caso una parte significativa de la cultura coreana y prácticas taoístas se realizan actualmente en las montañas de Corea. Un ejemplo de taoísmo en la cultura coreana puede ser visto a través del concepto de “San-sin” que significa “espíritu de la montaña” y que se muestra como un dios inmortal taoísta. Vamos a comenzar con una breve descripción de esta deidad de la montaña: el culto de “San-sin” se lleva a cabo por lo general, ya sea en un “Sansin-gak”, que es un santuario de la montaña (a menudo situado dentro del recinto de un templo budista), o en una ‘songhwang-dang’, que es una pila de piedras colocadas en la parte superior de un puerto de montaña (de ahí viene la tradición de los senderistas de colocar una pila de piedras en lo alto de la montaña alcanzada). El Dios de la montaña que es Sansin-Gak es generalmente representado como un anciano con una larga barba blanca, cómodamente sentado debajo de un árbol de pino. Al lado de San-sin está un tigre, que se cree que es el mensajero del Dios, o a veces la deidad está montado en el lomo del animal. La imagen también puede contener uno o más de los siguientes componentes: un segundo tigre, un niño haciendo té o ofreciendo un melocotón al dios, un espíritu femenino (concebido para ser la esposa del dios).

 

Otra forma de representación del espíritu de las montañas “Sanshin”

 

Muchas pinturas de los inmortales taoístas se encuentran en complejos de templos budistas en las montañas. Los budistas han querido mostrar respeto por el espíritu local de montaña cuando construyeron sus templos por lo que lo consagraban en un edificio separado en el complejo. Al dar reconocimiento al espíritu de la montaña, los monjes budistas reconocen la importancia de los inmortales taoístas en la cultura de montaña de Corea, que les ayudó a ganar el respeto y el apoyo de la población local. Algunas pinturas budistas, aunque no intencionalmente, han conservado una parte importante de la antigua cultura taoísta de Corea. En estas pinturas se representa a menudo el gran lago en el cráter de la cumbre del Monte Baektu – en el mito de la fundación de Corea, “Dan’gun”, el fundador del primer reino coreano, nace en lo alto de este monte y después de un tiempo inusualmente largo de reinado, se transforma en el dios de la montaña de San-sin. Por lo tanto San-sin no es simplemente la deidad de una montaña, sino la forma espiritual del Padre de la nación coreana, “Dan’gun”. Él es el dios de todas las montañas de Corea, y por lo tanto sirve en el papel de un espíritu de tutela nacional, a diferencia de los espíritus de la montaña en las zonas adyacentes de Asia. El mito de Dan’gun sigue siendo una parte integral de la cultura coreana – en tiempos de crisis, los coreanos recurren a este maestro divino para restaurar su sentido de identidad.

Lago en el cráter del monte Baekdu

 

Otras montañas sagradas para los coreanos con capillas son Taebaek-san (el White Mountain Grand), Myohyang-san (“montaña de misteriosa fragancia”), Gyeryong-san (montaña del dragón), Geumgang-san (las Montañas Diamante), los cinco picos (Sagradas montañas de Gyeongju), etc. El culto contemporáneo de San-sin está orientado hacia la obtención de bendiciones de varios tipos: el nacimiento de un heredero varón y protección durante el viaje; también se pueden buscar la salud, la riqueza o el éxito en los exámenes. Cualquiera que vaya de caza, a la recolección de alimentos y hierbas, a la minería o a la montaña debe hacer ofrendas al dios de la montaña, que se percibe como su amo y dueño de todo esta en o debajo de ella. Las mujeres sin hijos van al bosque a rezar a San-sin que las bendiga con un niño varón.

En Bulgaria también existe la creencia de que los cojos, enfermos, estériles, etc. pueden ser curados después de visitar ciertos monasterios, lugares sagrados como el llamado ‘bosque de la Cruz’, ‘Rupite’ y antiguos santuarios de piedra de la montaña Ródope.
Respecto la importancia de los monasterios ortodoxos en Bulgaria hay que entender que desde su fundación eran algo más que formaciones eclesiásticas para el éxtasis religioso y lugares refugio para escapar de la vida mundana. No es simplemente una religión, sino toda una cultura que se fraguó detrás de los muros del monasterio y esto se convirtió en una confianza en sí mismos capaz de preservar los valores nacionales a lo largo de cinco siglos de dominio otomano. Los Monasterios búlgaros son santuarios de la iluminación, templos de arte y monumentos de la arquitectura, centros de esperanza y aspiraciones más íntimas de las personas, donde se crearon el alfabeto y la literatura de los búlgaros.
Después de la adopción del cristianismo por el Primer Reino Búlgaro en la segunda mitad del siglo noveno, los monasterios construidos cerca de Pliska y Preslav – las primeras capitales de Bulgaria – llevaron a cabo, además de sus funciones religiosas, funciones de tipo cultural, educativo y actividades económicas. En el período comprendido entre el siglo 9 y el siglo 12 los monasterios y las iglesias eran centros que, durante el dominio bizantino, logró conservar la lengua búlgara, la cultura escrita, los hábitos y la conciencia nacional. Durante el Segundo Reino Búlgaro (siglos 13-14) las comunidades monásticas en Bulgaria hicieron un buen progreso – la construcción de monasterios creció y también adquirió nuevas iglesias, torres de la fortaleza, edificios residenciales, etc., gracias a las donaciones de los gobernantes y nobles. El estilo pictórico en la arquitectura alcanzó nuevos máximos de la perfección – se convirtió en un análogo de Europa del Este del “estilo gótico” de la Europa occidental. Ejemplos notables de esto se encuentran en Nessebar, Nikopol, Lovech, Melnik, etc. Los monasterios cerca de la ciudad real de Veliko Tarnovo, con el apoyo de la Corte, el Patriarcado de Bulgaria, la aristocracia de oficina y administrativo, fueron convertidos en los centros culturales más significativos.

 

Fortaleza Tsaravets en Veliko Tarnovo (Bulgaria).

Durante el período de la dominación otomana (siglos 15 al 19) y en particular del renacimiento nacional (siglo 18 y 19), las comunidades monásticas adquieren un papel clave en la vida pública de Bulgaria, ya que sus esfuerzos espirituales nunca cesaron. Muchos monasterios fueron destruidos durante la invasión otomana, pero los otros se convirtieron en importantes centros socio-políticos, educativos y artísticos como campo de expresión de la nación búlgara. Se establecieron escuelas en los monasterios en muchos lugares, las personas más educadas habían estudiado allí y más tarde se convirtieron en maestros, clérigos, ilustrados. Durante el renacimiento nacional se reconstruyeron un centenar de monasterios grandes y pequeñas, en perfecta combinación con la naturaleza circundante.

Monasterios como Preobrazhenski, Dragalevstsi, Báchkovo, Dryanovo, Troyan, Monasterio Arapovo, etc. atesoraban las fuentes de la historia de Bulgaria, las imágenes de los santos ortodoxos, inscripciones conmemorativas dedicadas a los gobernantes de Bulgaria. Son depositarios de la información histórica, de las tradiciones artísticas y de lenguaje. Muchos de los monjes eruditos como Paisyi Hylendarski, Sophronyi Vrachanski, Neophit Rilski, Yosiph Bradati y otros jugaron un papel clave en el renacimiento nacional.
Los santuarios de roca como los Monasterios de Aladzha e Ivanovo personifican la búsqueda del vínculo conceptual de hacer una referencia al movimiento religioso Hesicasta que se ha producido en los últimos años de la época bizantina y en el segundo reino búlgaro. Los hesicastas de aquellos tiempos creían que todo mortal estaba condenado a muerte, pero el espíritu y la fe ortodoxa debía ser guardado y podía sobrevivir. En la víspera de la ocupación otomana de la península de los Balcanes, el movimiento Hesicasta del siglo 14 regresó a la fe pura de los primeros cristianos como una reacción a salvaguardar la identidad ortodoxa de los Balcanes.

 

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


* Requerido

Go top